Tante Frida abrió sus puertas en Bariloche en el año 1995, sin embargo una historia familiar con más de 100 años es el cimiento de ésta “joven” empresa.
Hacia fines del siglo XIX, Félix, Camilo y María Goye emprenden un largo viaje desde el Cantón de Valais (Suiza), su tierra natal. Meses más tarde, llegan al sur de Chile y desde allí prosiguen por tierra hasta la República Argentina. Corre el año 1890 y son pocos los pobladores de la región que habitan éstas tierras… sin embargo, los Goye no dudan en establecerse a orillas del Lago Moreno seducidos por la majestosa belleza del lugar.
En 1902 gestionan y el gobierno nacional les otorga, a través de la “Ley Hogar”, tierras fiscales que los Goye comienzan a trabajar con dedicación. Ese año, Eduardo llega desde Suiza para reunirse con sus tíos. Otras familias inmigrantes llegan al asentamiento: los Cretton, Felley, Mermoud, Neu y al poco tiempo conforman la “Colonia Suiza Argentina”.
Agricultores por excelencia, cultivan la tierra, siembran frutales, crían ovejas, construyen sus casas y ven crecer a sus hijos en una tierra cuyo clima les recuerda su Suiza natal.
Los crudos inviernos a los que deben hacer frente, los reúne alrededor de cocinas a leña y retoman allí una vieja costumbre familiar: la repostería. Con manos habilidosas estas mujeres que trabajaron incansablemente durante el verano, elaboran exquisitos postres, jaleas y bombones con las ancestrales recetas que trajeron desde Suiza. Así, casi sin darse cuenta, tenían en sus manos un tesoro, que compartían en familia o con amigos!
Y los tiempos cambiaron… a pocos kilómetros de la Colonia crecía pujante una ciudad a orillas del lago Nahuel Huapi: “Bariloche”El majestuoso paisaje y la nueva infraestructura permitieron a viajeros de todo el país y el mundo llegar a éstas tierras. Sorprendidos por la belleza y encantados por la magia de la historia cada día fueron más los visitantes, y la Colonia que en sus comienzos había sido zona rural dedicada a la agricultura, abrió sus puertas al turismo.
Quienes visitaban Bariloche solían llegar hasta Colonia Suiza, allí sus pobladores abrieron campamentos y en sus propias casas servían el té con masas y tortas cuyas recetas pasaban de generación en generación.
Y como no podía ser de otra manera, Suiza había puesto en el corazón de éstos pioneros una dulce semilla … El chocolate.


Tante Frida Hoy …

En Bariloche, Mitre 660 Tante Frida cuenta con un local donde se pueden adquirir distintos los tipos de chocolate con las combinaciones más delicadas, acompañados por nueces, almendras, castañas, avellanas, cremas de frutilla, menta, frambuesa, etc; chocolate en rama y chocolate diet para diabéticos; exquisitos bombones, frutas bañadas en chocolate, alfajores artesanales y habanos.
En el establecimiento podrán degustar además los más ricos helados y postres artesanales ya que Tante Frida posee una fábrica donde elabora más de 50 diferentes sabores realizados con materias primas seleccionadas de primera calidad, siguiendo recetas tradicionales y con un toque personal.
En su amplio local, lugareños y visitantes encuentran un servicio de confitería con amplia variedad de facturas, masas secas, strudel, tartas y tortas, y donde no falta el chocolate caliente o buen capuchino con granizado de chocolate!!entre otras delicias.